Usamos cookies propias y de terceros para mostrar publicidad personalizada, consideramos que usted acepta su uso al navegar por el sitio. Información
envia

Rumores del viejo caserón

» » Rumores del viejo caserón

Los Jhonson son una familia normal, como cualquiera de la que tenemos nosotros … esta compuesta por un padre humilde que trabaja 8 horas al día en una vieja oficina de contabilidad, una madre dedicada por completo a las tareas del hogar y al cuidado de sus hijos así como por los hijos de la pareja.

Esta humilde familia tiene dos niños y una niña, José el mayor que es sin dudas el que mas travesuras hace, Luis el mediano quien pese a no ser travieso en ocasiones se deja influenciar por lo que dice su hermano mayor y María quien apenas tiene dos años de vida.

Todo transcurre con normalidad en su casa a las afueras de una pequeña ciudad hasta que una tarde el padre llega con malas noticias para la familia, su empresa no necesita tanto personal en esa oficina sin embargo no será despedido si acepta trasladarse a otra oficina que tienen en un pequeño pueblo situado a apenas 80 kilómetros de donde viven actualmente. La verdad que la familia se encuentra conforme con la casa de alquiler que tienen actualmente así como la proximidad de esta a la ciudad, sin embargo, como el sueldo del padre es el único entrante con el que pueden pagar el alquiler así como la comida y demás caprichos de la pareja deciden mudarse muy a su pesar.

Tras una semana en la que han preparado las maletas, recogido las cosas de los pequeños y buscado una nueva casa en alquiler en el pueblo de destino los Jhonson parte en su viejo automóvil. Apenas les separan 80 kilómetros de su nuevo hogar, pero parece que la suerte no esta con ellos ya que a falta de menos de 10 kilómetros para llegar a su destino una de las ruedas del vehículos se pincha.

Una vez solucionado el pinchazo prosiguen su viaje con ganas ya de llegar pues el pinchazo les entretuvo por algo mas de 2 horas en plena carretera. Al llegar al destino la imagen fue desoladora, la casa que tan bonita vieron por internet al llegar descubrieron que era un viejo caserón antiguo en cuyas escalinatas de subida tenia ya cierto moho por el descuido que sus dueños tenían hacia la casa.

La verdad que el exterior estaba en un estado lamentable pero el interior no estaba mucho mejor, maderas sueltas por el suelo, las paredes desconchadas así como unas ventanas por llamarlo de algún modo en las que entraba mas frío del que estas eran capaces de retener. Dejaron las maletas y los diversos enseres que llevaban en el coche en las respectivas habitaciones y decidieron salir a dar una vuelta por conocer minimamente el pueblo donde estaría por una larga temporada. Llevaban ya mas de media hora dando vueltas por el pequeño pueblo sin encontrar a nadie por las calles, algo que sin duda empezó a preocuparles.

Cuando decidieron volver a la casa pues no encontraron a nadie por la calle vieron como una persona mayor les empezó a hacer gestos desde el interior de una casa, estos con mucha precaución se acercaron a ver que quería este viejo anciano.

Hijos mios… Replico el anciano … ¿Sois vosotros los que habeis alquilado el viejo caseron de la entrada del pueblo? 

Asi es!  Respondió el Sr. Jhonson …¿Pasa algo con esa casa? Pregunto algo preocupado …

Con cara de sorprendido el anciano les contó un rumor que no esta confirmado pero que sin dudar a dudas confirmarían pronto … Se hizo tarde y todos marcharon de casa del anciano hacia el caserón que sería su hogar no sin algo de preocupación por las palabras del anciano.

Después de la cena todos marcharon a dormir, aunque poco pudieron pues durante parte de la noche se escucharon extraños ruidos en la casa sin saber con ciencia cierta la procedencia de los mismos. Al poco rato pararon sin explicación alguna pues no hacia viento en el exterior que pudiese mover nada … en ese momento los padres recordaron las palabras del viejo anciano y comenzó su preocupación.

Se levantaron de la cama y fueron a ver a sus hijos uno a uno a ver si les había pasado algo, tanto José como Luis se encontraban perfectamente ya que habían dormido plácidamente pero cuando fueron a ver a la pequeña María al entrar por la puerta de su habitación algo les estremeció, algo se encontraba frente a ella; era pequeño, peludo, desprendía un fuerte olor.

Sus ojos de color rojizo parecían desprender un brillo sobrenatural … y pese a no ser mas grande que un gato doméstico sus impresionantes uñas serían capaces de desgarrar cualquier cosa que estuviese a su alcance. Fue en ese momento cuando el Sr. Jhonson en un alarde de desesperación cogió lo primero que tenía a mano para asustar a la pequeña bestia, y así fue … nadie sabe como pero se asustó el animal saliendo por la ventana con gran urgencia.

Nadie durmió en esa casa el resto de la noche pues fue un gran susto el que se llevaron todos … pero nadie volvió a dormir en esa casa nunca mas pues todos decidieron marcharse al día siguiente de la casa y del pueblo ya que preferían seguir vivos que mantener un puesto de trabajo en un lugar que como dijo el anciano parecía estar maldito.