Usamos cookies propias y de terceros para mostrar publicidad personalizada, consideramos que usted acepta su uso al navegar por el sitio. Información
envia

Mi hermana, el espíritu

» » Mi hermana, el espíritu

Cuando éramos jóvenes, mi pareja y yo solíamos quedarnos en casa de mis padres viendo alguna película y cenando alguna cosa, ya que ellos tenían guardias todos los fines de semana.

Por norma general, mi hermana y su pareja solían acompañarnos al menos en la cena, pero el día que os voy a relatar, mi hermana había salido con unos amigos a cenar, por lo que nos encontrábamos mi novia y yo solos en el salón.

El caso es que fue avanzando la noche y llegó la madrugada, momento en el que empezamos a quedarnos más relajados, pero no llegamos a dormirnos porque estábamos viendo una película de humor bastante buena.

De repente, empezamos a abrazarnos y en ese mismo instante pudimos ver a través de las vidrieras de la puerta del salón a mi hermana que nos miraba y empezó a reírse por el hecho de habernos pillado abrazados. Al momento salió corriendo hacia su habitación en la planta superior.

En ese instante nos separamos y subí a preguntarle qué tal había pasado la noche. Cuando llegué a su habitación y abrí la puerta, un sudor frío me recorrió el cuerpo al comprobar que todo estaba oscuro, y tan sólo nos encontrábamos mi novia y yo en la casa.

Rápidamente procedí a llamarla para preguntarle si había llegado y por alguna razón no la encontraba, pero nada más descolgar el teléfono pude oír la música del lugar en el que se encontraban y me dijo que todavía no había llegado.

Esto ocurrió hace ya muchos años, pero a día de hoy todavía no somos capaces de saber qué fue aquello y por qué pudimos verlo los dos.