Usamos cookies propias y de terceros para mostrar publicidad personalizada, consideramos que usted acepta su uso al navegar por el sitio. Información
envia

Las niñas del bosque

» » Las niñas del bosque

Pedro y María decidieron una mañana de domingo dirigirse al bosque para pasar el día con sus hijas Paula y Elena. Todo estaba preparado para partir y poder pasar un día todos juntos, ya que los frecuentes viajes de Pedro hacían que pocas veces pudiesen coincidir de esta manera.

Una vez que se encontraban en el bosque decidieron encontrar un buen sitio donde parar y comenzar a prepararlo todo para su fantástico almuerzo. Mientras Pedro y María recogían leña, Elena y Paula se dedicaban a jugar por la zona.

En un descuido, las pequeñas se alejaron demasiado del lugar en el que se encontraban sus padres y no sabían regresar. Empezaron a gritar y llamarlos, pero no las escuchaban.

Los padres desesperados, se separaron para dar vueltas por la zona, pero no había manera de poder encontrarlas, y la noche ya comenzaba a cerrarse. Al llegar la policía, no se encontraba ni rastro de las niñas, pero no desistieron en su búsqueda, ya que se trataba de un lugar demasiado peligroso para ellas, y si no las encontraban a tiempo, era difícil que sobreviviesen.

De repente se empezaron a escuchar aullidos de lobo, y todos se dirigieron al lugar temiendo lo peor. Al llegar se encontraron a las pequeñas en el suelo, agachadas, y devorando a varios de estos lobos que habían conseguido matar.