Usamos cookies propias y de terceros para mostrar publicidad personalizada, consideramos que usted acepta su uso al navegar por el sitio. Información
envia

La vida idílica de Julián y Ana

» » La vida idílica de Julián y Ana

Después del accidente nuclear, kilómetros a la redonda habían quedado devastados por completo, y las zonas más alejadas habían sido abandonadas por sus pobladores como medida de seguridad para evitar futuras muertes.

Pero la familia de Julián no sabía nada de lo acontecido. Vivía a cientos de kilómetros de la zona afectada en medio del campo y apenas tenían relación con otras personas. Su estilo de vida les había llevado a ser totalmente autosuficientes, tanto, que en los últimos años habían roto por completo la relación con otros seres humanos. Por ello, tras la catástrofe, quedaron olvidados.

Julián había trabajado mucho de joven, pero sus experiencias no fueron todo lo buenas que él esperaba, por lo que se trasladó a este lugar con su mujer Ana y decidieron adoptar este estilo de vida. Construyeron su casa con materiales naturales y el río y la caza además de la recolección y la agricultura les aportaba todo lo que necesitaban.

Pero el problema estaba a punto de llegar, ya que los habitantes de las zonas cercanas a la explosión habían muerto, pero los que se encontraban a varios cientos de kilómetros habían mutado a especies horripilantes.

Un día se encontraba Julián trabajando en su huerto cuando de pronto vio aparecer a varias de estas criaturas. Por mucho que corrió para refugiarse en su casa, no pudo conseguirlo. El avance de estos nuevos seres estaba acabando con absolutamente todo, y en pocas horas, ya no quedaba nada de la vida idílica de Julián y Ana.