Usamos cookies propias y de terceros para mostrar publicidad personalizada, consideramos que usted acepta su uso al navegar por el sitio. Información
envia

La venganza de María

» » La venganza de María

Cuenta la historia que en un viejo pueblo abandonado ahora localizado en medio de un lago, vivía una niña que siempre andaba correteando por sus calles ya olvidadas. El pueblo era muy pequeño, y en los mejores tiempos apenas alcanzaba la cifra de 40 habitantes, por lo que todos se conocían a la perfección y muchos incluso eran familia.

Cañada del Pez era su nombre, y era conocido en toda la comarca por ser un pueblo humilde pero muy hospitalario, y es que se encontraba en una zona de tránsito de mercancías, por lo que vivían sobre todo de lo que los forasteros se dejaban en la pensión y en el bar.

Una fría tarde, Marta, que así era como se llama la chiquilla, la única niña joven del lugar que llenaba de alegría y de luz las calles, estaba como de costumbre paseando por entre los castaños, cuando de pronto, dos visitante la atraparon y se la llevaron entre los árboles. Cuando la encontraron, María ya no respiraba, y tan grande fue la pena, que poco a poco, todos los habitantes acabaron por abandonar el pueblo.

No obstante, las mercancías seguían transcurriendo por entre las calles de este pueblo ya abandonado, pero, no estaban solas… María se aparecía todas las tardes frente a su casa, y cuando algún viajero paraba a preguntarle dónde estaban sus padres, María acercaba sus frías manos a su cuello, y les contaba su triste historia…