Usamos cookies propias y de terceros para mostrar publicidad personalizada, consideramos que usted acepta su uso al navegar por el sitio. Información
envia

La muerte está a la vuelta de la esquina

» » La muerte está a la vuelta de la esquina

Muchas veces resulta complicado solucionar los problemas que nos han podido ir surgiendo, pero cuando hablamos de la muerte, las cosas se complican mucho más de lo que parecía en un principio.

Durante sus años como soldado, Sánchez había puesto todo su empeño por salir de aquel infierno que le perseguiría tras cualquier esquina por la que se acercase.

Habían sido muchos los compañeros que perecieron en el combate, inocentes cuyas vidas había visto sesgar y que, incluso él mismo, había llegado a consumir. Ya era imposible escapar de estas sensaciones y dejar atrás los recuerdos, pero lo que estaba claro era su objetivo, el cual le llevaría de nuevo a casa con su familia, donde al menos tendría una mínima oportunidad de ser feliz.

En el momento en que la campaña finalizó, todo estaba preparado para volver de nuevo al hogar, y ya nunca volvería a sentirse sólo en aquellos parajes que estaba claro habían sido abandonados por completo de la mano de Dios.

En el instante en que comenzaron a subir a los helicópteros, un ataque por sorpresa los hizo descender bruscamente, un accidente en la que la mayor parte de sus compañeros vieron cómo sus vidas llegaban al último capítulo.

Su pierna amputada le impedía moverse y poder escapar de la posible explosión que se avecinaba, y la tensión hacía que el miedo lo paralizase, sin ver ni una mínima forma de escapar de aquello que pensaba iba a ser su último aliento.

Cuando consiguió alejarse lo suficiente, pensaba que quizás lograría salir con vida de aquello, y que pronto vendrían a rescatarlo, pero de repente, miró hacia abajo, y pudo darse cuenta de que la mitad de su cuerpo había quedado bajo los restos del helicóptero, y ya no quedaba razón alguna para pensar en volver a ver a sus seres queridos.