Usamos cookies propias y de terceros para mostrar publicidad personalizada, consideramos que usted acepta su uso al navegar por el sitio. Información
envia

La casa maldita de la avenida

» » La casa maldita de la avenida

Me sentía atraída, muy atraída por ella, como si tuviera vida, como si fuera una persona, cómo si me hablara, sí, realmente me hablaba, era un susurro, y en el susurro me lo pidió, era hermoso, algo que nunca sentí, y o realmente quería, sí, realmente quería hacerlo, lo haré, lo haré porque me lo pide.

                                                                                                                             Natalia

Estas fueron las últimas palabras de Natalia, ni siquiera eran palabras, si la nota que me dejó antes de morir, no podía creer como una persona tan linda como ella había podido hacerse eso a sí misma. Pasé noches sin dormir tratando de saber por qué, comencé a investigar, seguí cada paso que ella daba, la universidad, el trabajo, la casa… Universidad, trabajo y casa…

Era viernes por la noche, cuando recordé que ella siempre tomaba otro camino, una vereda para llegar más rápido, según decía ella, pero siempre tardaba más de lo normal, y lo entendí, me habló, o al menos sentí que me hablaba, quería entrar corriendo a esa casa, una casa vieja, se ve que habían intentado quemarla, pero a la vez hermosa, me invadió el miedo y el encanto al mismo tiempo, quería entrar corriendo, eso me pedía ella, necesitaba entrar.

Desperté en mi casa sin recordar que había pasado aquella noche, ¿Había entrado?, ¿Me fui al instante?, ¿Cómo llegué a mi casa?, no sabía la respuesta a ninguna de éstas pregunta, así que decidí regresar, resolver mis dudas, nuevamente en deseo de entrar invadió mi cuerpo, algo me decía que no lo hiciera, pero cuando me di cuenta, mis piernas se movían, caminaba hacia la puerta, una vez que mi mano tocó el picaporte no pude evitar abrirla, era hermoso, jamás me había sentido así, sus ojos rojos, sus manos ensangrentadas, no parecía humano, pero no tenía miedo, por alguna razón no tenía miedo, entonces, a mí también me lo pidio.