Usamos cookies propias y de terceros para mostrar publicidad personalizada, consideramos que usted acepta su uso al navegar por el sitio. Información
envia

La anciana que lloraba sentada en el cementerio

» » La anciana que lloraba sentada en el cementerio

Eran cuatro amigos que se encontraban realizando la actividad física que más les gustaba, jugar al fútbol a las afueras de un campo que se encontraba situado próximo al cementerio de su pueblo.

Cuando llegaron las 8 de la tarde escucharon una serie de ruidos a modo de llantos que les llamaron profundamente la atención, se asustaron y decidieron dar por concluido el partido de fútbol para volver a casa. Sin embargo, uno de los jóvenes que vivía al otro lado del camposanto entendió que tenía que conocer qué sucedía.

Se llamaba Guillermo y salió corriendo hacia los lloros hasta toparse con una mujer de avanzada edad que estaba sentada al fondo del cementerio y de espaldas. Guille, que era bastante valiente se acercó a la mujer, puso su mano en el hombro para preguntarle si se encontraba bien y viendo que no decía nada, se giró para hablarle de frente.

Su sorpresa fue mayúscula al ver que aquella mujer no tenía rostro y cuando intentó huir del lugar no pudo porque estaba congelado.

A la mañana siguiente cuando llegó la hora de subirse al autobús escolar, uno de aquellos cuatro amigos no se encontraba en la parada donde quedaban habitualmente y era Guillermo. Tampoco había acudido a su casa y las autoridades, acompañadas del entorno del niño comenzaron a buscarlo.

Los jóvenes contaron la historia de unos llantos que habían escuchado, y cómo Guille se había empeñado en ir al lugar para intentar conocer qué estaba sucediendo. A partir de aquel instante, los chicos no sabían nada acerca de lo sucedido.

Dos policías acudieron al camposanto en donde encontraron la gorra del chico y las zapatillas pero nada más. Sin embargo, se sorprendieron muchísimo cuando vieron una foto de él, sobre una de las lápidas acompañado de la fecha reciente de su desaparición.

Decidieron acudir a un juzgado para investigar sobre el nicho que hallaron, pero cuando volvieron con el juez y otras autoridades, allí no había nada más que la fotografía de una mujer anciana desaparecida hace más de 30 años.

Desde aquel día, cuando se escuchan lamentos o lloros en el camposanto ninguno de los niños del lugar se atreven a acudir para conocer qué pasa como hizo Guillermo en su día, porque recuerdan perfectamente el caso del chico que desapareció y nunca más se supo nada de él.

Hay algunos ancianos del lugar que cuentan historias a sus nietos inventadas a sus nietos sobre esta desaparición, o quizás no son tan inventadas como pudiera parecer.