Usamos cookies propias y de terceros para mostrar publicidad personalizada, consideramos que usted acepta su uso al navegar por el sitio. Información
envia

Eligiendo el mal camino

» » Eligiendo el mal camino

Cada vez que María miraba una esquina de la casa, una imagen aparecía, pero por mucho que intentaba explicar a sus padres lo que veía, todos pensaban que en realidad tan sólo se trataba del producto de su imaginación.

Durante años María sufría estas alucinaciones, y todos pensaron que incluso su intención era la de tomar a todos el pelo, pero poco a poco fueron dándose cuenta de que en realidad se trataba de algo más serio.

María comenzó a comportarse de un modo extraño; ya no sonreía, no hablaba con nadie, y en general daba la sensación de que había perdido por completo su contacto con la realidad. Era evidente que su cabeza ya no funcionaba como debía, y eso hacía que sus familiares más cercanos comenzasen a preocuparse.

Durante meses estuvieron viajando para encontrar un profesional que les ayudase a salir del problema, pero por más que hablaban con uno u otro, nunca nadie sabía dar una respuesta. No obstante, María parecía que comenzaba de nuevo a volver la que era, hasta el punto en el que volvió a hablar con sus padres, y lo único que les pedía era volver de nuevo a lo que era su hogar para poder descansar.

Nada más llegar, María subió de nuevo para ver la imagen en el rincón, y como esperaba seguía estando ahí, pero ahora también podía comunicarse con ella.

La pequeña había perdido por completo su capacidad de decisión, y a partir de ahora no habría nada en el mundo que le hiciese dejar atrás lo que el espíritu que encarnaba esa imagen le obligaba a hacer con todos aquellos que encontrase a su alrededor.