Usamos cookies propias y de terceros para mostrar publicidad personalizada, consideramos que usted acepta su uso al navegar por el sitio. Información
envia

El valle sombrío

» » El valle sombrío

Era un valle sombrío por el que apenas pasaba nadie debido a una historia que se contaba en el pueblo sobre que todo el que se atrevía a adentrarse en él después de la medianoche acababa desaparecía.

Eso no echaba para atrás a nuestro buen amigo Marcos, ya que era un amante de los misterios y de los retos, por lo que decidió entrar en aquel valle y rebuscar entre las viejas casas abandonadas que todavía apenas quedaban en pie.

Nadie quería acompañarlo, por lo que se dispuso a salir él solo y empezó su caminata hasta que entró en el valle y empezó a ver los primeros tramos de carretera ya destruida por el tiempo. Más adelante, varias casas en ruinas aguardaban su llegada para poder desvelarle todos sus secretos.

Este pueblo fue abandonado tras un fuerte incendio en el que murió la mayor parte de sus habitantes ya que ocurrió de noche y no hubieron medios para poder escapar. Aún quedaba el negro del incendio y del terror de los ojos de aquellos fallecidos, pero a Marcos eso no le asustaba.

Comenzó a ir entrando de casa en casa y buscando algunos objetos de valor o que pudiesen demostrar que había estado en aquel valle encantado, pero cuando entró a una de las habitaciones que estaba en la vivienda que había sobre el bar del pueblo, comenzó a sentir un fuerte frío por todo su cuerpo, y acabó cayendo al suelo desmayado.

Al abrir los ojos no podían creer lo que veía, que era su cuerpo tendido sobre el suelo, y alrededor de él un montón de espíritus que se reían y celebraban la llegada de su nuevo vecino.